Superliga Europea: un llamado a la reflexión

20/04/21

Según el diccionario de la Real Academia Española, reflexionar significa pensar atenta y detenidamente sobre algo, y la palabra debate significa discusión entre dos o más personas, que opinan acerca de uno o varios temas y en la que cada uno expone sus ideas y defiende sus opiniones e intereses.

A nuestro humilde entender, con la creación de la Superliga Europea de fútbol ni se reflexionó ni se debatió, en forma consciente, las lógicas, nefastas e inevitables consecuencias que de ella puedan derivarse.

Se trata de una competencia en la que participarían solamente 20 clubes, siendo que 12 o eventualmente 15 de ellos tendrían asegurado siempre su lugar en la misma, por el solo hecho de haber sido los fundadores de ésta. Nadie hubiese imaginado que en el siglo XXI a alguien se le ocurriera formar una competición tan separatista y elitista como la que nos ocupa, diseñada claramente para fortalecer económicamente a los clubes más ricos, en detrimento del resto de los clubes, generando de esta forma una abierta desigualdad entre los mismos.

Claramente, una competencia estructurada bajo los parámetros anteriormente mencionados ataca los principios de la competitividad abierta y del mérito deportivo, que ocupan lo más profundo del ecosistema del fútbol a nivel mundial. A su vez, es bueno recordar lo pregonado por la Unión Europea en el sentido de que la misma promueve los valores de la diversidad y la inclusión, valores estos que se encuentran ausentes en esta nueva Superliga Europea.

Siendo que en el fútbol confluyen para su concreción diversos factores, entre los cuales se encuentra el factor humano, y siendo que dentro de este último se encuentra el futbolista, que es sin lugar a dudas el verdadero artífice de este querido deporte, es inexplicable que no haya sido siquiera escuchado, para la creación de la Superliga en cuestión. Más inexplicable es que, no habiendo participado en la toma de decisiones, ni escuchado en sus opiniones, el futbolista sea pasible de sanciones de ningún tipo, por el solo hecho de verse obligado a participar de la misma, como consecuencia de cumplir adecuadamente su contrato de trabajo.

Más allá de la crítica a la formación de la Superliga Europea por los fundamentos esgrimidos, no podemos dejar pasar los inexplicables dichos del presidente de la UEFA, quien afirmó que los futbolistas de los clubes que disputen la Superliga Europea no podrán representar a sus selecciones en ningún partido. En consecuencia, estaríamos en presencia de una sanción aplicada a una persona que, como se dijo anteriormente, ni participó en la toma de decisiones ni se le permitió emitir opinión alguna, llegando al mayor de los absurdos en sancionarla por el solo hecho de cumplir su contrato.

Por las razones expuestas es que Futbolistas Argentinos Agremiados llama a la reflexión y a la sana discusión, despojada de cualquier tipo de interés, con el fin de evitar perjuicios en el fútbol a nivel general y en particular, al futbolista, quien es merecedor de una mayor protección considerando su calidad de trabajador.

CONSEJO DIRECTIVO DE  FUTBOLISTAS ARGENTINOS AGREMIADOS

Organizaciones Futbolísticas:
  • AFA
  • SAF
  • FIFA
  • FIFPRO
  • FIFPRO AMERICA
  • CONMEBOL
  • CONCACAF
  • UEFA